← Back

Instrucciones Post-Operatorias:
Exposición de Diente Afectado

Este vídeo cubrirá información postoperatoria importante para después de la exposición de un diente incrustado. Si usted está sometiéndose a este procedimiento, es importante seguir estas instrucciones al pie de la letra, para asegurar una recuperación rápida y óptima.

Después de su cirugía, no toque la herida o el separador que se pone dentro de su boca. Este separador es para mantener el diente expuesto; sin embargo, si este separador se cae o se mueve desde su colocación original, no se alarme. Si su cirujano ha colocado una pequeña cadena dorada al diente afectado, es esencial que su ortodontista active la cadena cuanto antes después de su cirugía. Si esta cadena se mueve del diente, por favor contacte a nuestra oficina inmediatamente para que le reemplacen la cadena.

Una pequeña cantidad de sangrado es común por hasta 24 horas. Si usted experimenta sangrado excesivo (cuando su boca se llena rápidamente de sangre), coloque un cojín de gasa directamente en el sitio de la extracción y manténgalo en el lugar mordiendo con presión firme por alrededor de 60 minutos o hasta que el sangrado pueda ser controlado. Si su sangrado no se reduce, llame a nuestra oficina.

La hinchazón es normal después de cirugía y es una causa importante del malestar postquirúrgico. La hinchazón puede ser reducida aplicando una bolsa de hielo al lado de su cara por 10 minutos; luego transfiérala al lado opuesto por otros 10 minutos. Continúe helando la cara lo más posible por las primeras 24 horas. No congele la piel. Estas medidas no eliminarán la hinchazón, pero sí le ayudarán a reducir su severidad.

Es importante tomar líquidos después de su cirugía. Comience con líquidos claros, tales como jugo de manzana, té, o caldo. Enfríe siempre cualquier comida o líquido caliente durante las primeras 24 horas. Usted debe comer solamente alimentos suaves el día de su cirugía, por ejemplo: sopas, huevos, y purés de papa. Recupere su apetito gradualmente volviendo a los hábitos alimenticios normales cuanto antes, a menos que se le indique de otra manera.

El malestar es normal después de cualquier cirugía. Si usted no es alérgico ni intolerante a las drogas anti-inflamatorias no-esteroidales, comience a tomar ibuprofeno (también conocido como Advil® o Motrin®), o Aleve® en cuanto usted sienta el anestésico local desaparece. Si usted es asmático, no tome el ibuprofeno a menos que usted lo haya tolerado en el pasado. Si su dolor no es controlado solamente con el ibuprofeno, también tome su narcótico prescrito. El ibuprofeno y su narcótico prescrito se pueden tomar juntos. Asegúrese de tomar sus medicinas para el dolor con la comida; esto le ayudará a evitar la náusea. Recuerde, la medicina narcótica para el dolor afectará su juicio y sus reflejos.

Empiece a cepillar sus dientes y su aseo bucal el día después de su cirugía. Es importante cepillar todos sus dientes, incluso si los dientes y las encías están sensibles. La acumulación de placa bacteriana y de comida, cerca del sitio de la extracción, retrasará su recuperación. Comience los enjuagues de agua salada el día después de su cirugía y continúe hasta que el sitio quirúrgico se cure. Enjuague con agua tibia salada 6 veces al día. Para hacer la solución de agua salada, disuelva ½ cucharadita de sal en un pequeño vaso de agua tibia del grifo. Como alternativa, usted puede utilizar el enjuague de boca Peridex™.